miércoles, 22 de noviembre de 2017

CULTURA: Louis Pasteur, padre de la microbiología, y católico

Jean Elizabeth Seah /Aleteia
Si esta mañana para el desayuno bebiste un buen vaso de leche pasteurizada, da las gracias a Louis Pasteur por no haber muerto de tuberculosis, difteria o cualquier otra enfermedad.
Louis Jean Pasteur nació en el este de Francia, tercer hijo de un pobre curtidor, Jean-Joseph Pasteur, y de su mujer Jeanne-Etiennette Roqui. Venía de una familia campesina y era un estudiante normal, que prefería la pesca y hacer garabatos al estudio.
Pasteur desarrolló sin embargo un interés por la ciencia, y tras licenciarse en Filosofía y Ciencias – aunque suspendió un primer examen de ciencias y tuvo bajos resultados en química – se trasladó a París para dedicar su vida a las disciplinas científicas, con el apoyo financiero de su padre.
El descubrimiento principal de Pasteur fue la asimetría en las sustancias orgánicas (ahora conocida como  quiralidad molecular). Escribió a sus hermanas: “En el caso de que vaciléis por el camino, una mano estará allí para sosteneros. Si no fuera suficiente, Dios proveerá”.
Seis años después, tras haber obtenido dos cátedras universitarias en Física, Pasteur fue nombrado profesor de Química en la Universidad de Estrasburgo. Allí conoció y se enamoró de Marie Laurent, la hija del rector. Se casaron en mayo del año siguiente – a los 26 y 23 años respectivamente –, y Marie se convirtió en su indispensable asistente científica. Los Pasteur tuvieron cinco hijos, pero solo dos de ellos llegaron a la edad adulta. Su hijo Jean-Baptiste combatió en la guerra franco-prusiana.
En 1854, Pasteur fue nombrado decano de Ciencias en la Universidad de Lille. Dos años después, un productor de vinos locales, padre de uno de los estudiantes de Pasteur, pidió su consejo sobre la fermentación. Pasteur comenzó a realizar investigaciones sobre el proceso de fermentación, y probó que no estaba provocado por la descomposición, sino por la fermentación, y esto pasó a ser conocido como “efecto Pasteur”.
Pasteur se dio cuenta de que el crecimiento de microorganismos estropeaba bebidas como la leche, la cerveza y el vino, y elaboró el proceso de calentar los líquidos para matar las bacterias latentes en ellos, proceso que recibió el nombre de “pasteurización“.
Pasteur bromeaba diciendo: “En el campo de la observación, la fortuna favorece sólo a los espíritus preparados”. Sus experimentos llevaron a la aceptación de la teoría de los gérmenes, anteriormente postulada sin éxito por Ignaz Semmelweis.
Otra gran contribución de Pasteur fue la confutación de la teoría de la generación espontánea, es decir, el hecho de que la vida pudiera ser producida por la no vida (como los gusanos que aparecen en los cadáveres). Esta teoría, llamada también abiogénesis, fue usada por Charles Darwin para proponer que las primeras formas de vida surgían de un pequeño estanque con un mix de sustancias.
Tras haber tratado el cólera aviar, Pasteur creó también las vacunas contra el ántrax y la rabia, poniendo la bases intelectuales de la inmunología. En 1887 fundó en París el Institut Pasteur, que aún hoy lleva adelante una obra importante contra las enfermedades infecciosas. Entre otras contribuciones, el Instituto fue el primero en aislar el virus del Sida.
Pasteur escribió: “Feliz el hombre que lleva dentro de si una divinidad, un ideal de belleza, y los obedece; un ideal de arte, un ideal de ciencia, un ideal de País, un ideal de las virtudes evangélicas”. Estas palabras se grabaron en su tumba en el Institut Pasteur, donde su cuerpo fue depositado tras haber sido sepultado inicialmente en la catedral de Notre Dame, tras un funeral de Estado.
Pasteur sufrió un ictus y murió mientras apretaba su rosario, mientras le leían la vida de San Viente de Paúl, porque esperaba que su obra, como la del santo, salvaría a los niños que sufrían.

Tenemos una deuda inmensa con Pasteur. 

martes, 21 de noviembre de 2017

¿Se acelera el número de conversiones del islam al cristianismo?

J. Lozano / Religión en Libertad
Cada vez se habla más sobre la conversión de miles de musulmanes al cristianismo aunque todavía con mucha y necesaria prudencia ante una cuestión que puede ser de vida o muerte para los conversos. Pero algunas estadísticas, los testimonios de misioneros que trabajan en el terreno y el análisis de la evolución de las políticas de represión contra las conversiones en países musulmanes permiten hacer una radiografía sobre una situación que los expertos hablan de histórica.

“Estamos en un momento en el que se están dando las primeras conversiones masivas de musulmanes”, ha asegurado el jesuita Mitch Pacwa, aunque sin poder aportar datos concretos, mientras considera que “Dios está haciendo un gran trabajo entre ellos”.  Eso sí, destaca como causas el inicio de un posible colapso del islam provocado por la propia imagen que genera para los suyos, la acción de la Virgen y la potente predicación que gracias a la tecnología llega a muchos musulmanes.
Este jesuita estadounidense es uno de los mayores expertos en Oriente Medio e islam. Dirige Ignatius Productions y ha realizado documentales y libros sobre las relaciones entre islam y el cristianismo así como la situación interna de los seguidores de Mahoma. Habla fluidamente 13 idiomas, entre ellos el árabe, y lleva décadas trabajando sobre estos asuntos.

Un fenómeno que preocupa al mundo islámico
En una conversación con National Catholic Register, Pacwa explica que empezó a oír hablar de las conversiones al cristianismo en 2005 en Al Jazeera cuando “estaban informando sobre las conversiones masivas de los musulmanes, entre 6 y 8 millones, en el África subsahariana, y han ido repitiendo esta advertencia todos los años”.
Esto le hizo investigar y asegura que lo ha ido "confirmando con africanos que me han hablado una y otra vez sobre las conversiones en lugares como Nigeria, Uganda, Mali y es por eso que Boko Haram se ha vuelto tan activo”. 
En su opinión, los fundamentalistas islámicos como este grupo terrorista “están bastante asustados e intentan aterrorizar. Pero el acto mismo de aterrorizar a la gente ha terminado con personas cada vez más disgustadas con el Islam”.
Esta es precisamente una de las causas que pueden estar provocando estas conversiones al cristianismo y que él define como unas “malas relaciones públicas” que está llevando a un colapso y hartazgo en el mundo musulmán, y que no termina de estallar aún por el miedo.
 
¿Inicio del colapso?
Para ello, el padre Pacwa pone el ejemplo de lo que escuchó en una televisión africana: “Al Qaeda ataca a los estadounidenses volando nuestras embajadas, pero nosotros los africanos somos los que morimos en los ataques”.
Considera, por tanto, que esta religión podría estar al comienzo de su colapso y compara el aumento del terrorismo con la etapa de supernova que se da en las estrellas antes de que se apaguen.

El terror no frena las conversiones
Precisamente, en la actualidad se están produciendo casos de persecución brutal, con los que intentan esconder sus debilidades, y habló del caso de “un niño que era esclavo que se escapó para rezar el Viernes Santo y fue crucificado por ello” o de “dos sirvientas filipinas que fueron detenidas con un Nuevo Testamento y decapitadas”.
En general, precisó el jesuita, los occidentales detenidos por practicar el cristianismo suelen ser expulsados de los países musulmanes, pero los castigos para los habitantes del país son mucho peores. “Los viernes después de las oraciones del mediodía es el día en que le cortan las manos y la cabeza a los ladrones, a los adúlteros –mujeres solamente- y a las personas que cometen blasfemias, y eso incluiría la conversión al cristianismo”, asegura.
A pesar de los riesgos a los que se exponen, las conversiones ocurren incluso en países fundamentalistas. El padre Pacwa habló además de este incremento especialmente en los bordes del mundo musulmán tanto en el oeste como en el sur del continente negro. “África está creciendo predominantemente cristiana a pesar de las medidas represivas”.
Citó específicamente dos países, Irán, donde dijo que actualmente puede haber tres millones de cristianos e Indonesia, el país con más musulmanes del mundo, donde habló de unos dos millones de conversos al año.

Un fenómeno que también se da en Occidente
También habló de conversiones en países musulmanes más radicales, aunque no quiso facilitar más datos por temor a represalias contra ellos en estos estados. Habló pero sin entrar en detalle sobre las conversiones que se están dando entre los refugiados que han llegado a Europa asegurando que el tiempo dirá si realmente son auténticas o simplemente buscan documentación, tal y como se ha insinuado.
Él mismo asegura haber sido testigo de estas conversiones en Estados Unidos. “Estaba a punto de celebrar misa en una iglesia maronita en San Diego y saludé a un hombre que se presentó como Achmad. Le pregunté si era cristiano. Él dijo: ‘Sí, hace poco me bauticé’. Dijo que era de Marruecos. Los cristianos no tienen el nombre de Achmad, esa es una forma de Mahoma”.

Otras fuentes de conversión al cristianismo
Además, Mitch Pacwa explicó brevemente otras dos fuentes de conversión del islam al cristianismo. Así, indicó que “un gran número de musulmanes reciben visiones de Jesús y de la Santísima Virgen que los ha llevado a convertirse”.
Por otro lado, citó al padre Peter (Butros) Zakariam, un sacerdote copto ortodoxo que vive exiliado y al que define como el hombre más buscado en el mundo musulmán. Hace un programa de televisión todos los viernes, que llega a decenas de millones de árabes, así como un debate a través de internet todos los martes y jueves. También existen numerosos vídeos suyos en internet proclamando el cristianismo  y denunciando el islam. “Está escondido pero sigue produciendo estos programas de televisión porque es brillante en su conocimiento del Corán y no tiene miedo”, concluye el sacerdote jesuita.

La punta del iceberg
Tesis similares defendía recientemente Camille Eid, periodista libanés coautor del libro Cristianos venidos del islam (LibrosLibres), sobre las conversiones: “No se puede saber, pero se puede deducir que las cifras que no sabemos pueden ser verdaderamente importantes. Esto es posible también porque si bien antes los regímenes conseguían frenar con éxito la difusión de la Buena Nueva, impidiendo el proselitismo y la venta del Evangelio, hoy en día con internet es mucho más fácil descubrir los contenidos del cristianismo”.
 Este investigador explicaba que “no es nada fácil obtener estadísticas que sean precisas, porque siempre hay un margen que es difícil de calcular. Los datos disponibles proceden de las Iglesias que comunican el porcentaje de bautizados procedentes del islam.. Si se observan estos índices hay en todas partes un incremento constante, tanto en Europa como en los países de mayoría musulmana. Sin embargo, ésta sólo puede ser la punta del iceberg, puesto que en algunos países la conversión desde el islam está prohibida por ley y no existen registros de este tipo; a pesar de todo, sabemos que también en estos países las conversiones al cristianismo están aumentando.
 Y puso algunos ejemplos: “En Argelia, la prensa está llevando a cabo desde hace tiempo una batalla cada vez más dura contra las conversiones al cristianismo, lo que hace pensar que se están incrementando. El padre Pierre Humblot, un sacerdote expulsado recientemente de Irán después de 45 años de misión y ahora residente en Francia, ha hablado de trescientos mil iraníes convertidos al cristianismo, un fenómeno de masa. Lo que es increíble, dado que en el país las celebraciones en lengua local están prohibidas. En Túnez, la hija del ex presidente Moncef Marzouki ha escrito una tesis sobre el fenómeno de las conversiones al cristianismo en su país”.

lunes, 20 de noviembre de 2017

CULTURA: ‘Salvator Mundi’, de Leonardo da Vinci, la obra más cara de la historia

El País 

La última obra de Leonardo da Vinci en manos de un coleccionista privado, propiedad del oligarca ruso Dmitry Rybolovlev, se subastó la semana pasada en Christie´s por una cifra récord de 450,3 millones de dólares (unos 382 millones de euros). Salvator Mundi es una obra excepcional, hasta el punto de que los especialistas se refieren a ella como el Santo Grial en el mundo del arte. No solo más que duplicó los casi 160,9 millones de euros desembolsados hace dos años por Mujeres de Argel, de Pablo Picasso, el récord hasta ahora en una subasta, sino que también superó ampliamente los cerca de 255 que pagó en privado el financiero Kenneth Griffin por Interchange, de Willem de Kooning y los 178 que le sirvieron a un emir de Catar para hacerse con Nafea Faa Ipoipo (¿Cuándo te casarás?) de Paul Gauguin.

El óleo que muestra a Jesucristo como salvador del mundo es el mayor redescubrimiento artístico del siglo XXI. Que se sepa, hay menos de 20 tablas creadas por el genio renacentista italiano que han sobrevivido al paso del tiempo. Esta emergió en 2005, tras un hiato de varias décadas. La obra data de 1500 y durante décadas se pensó que había sido destruida. “Es un testamento de la relevancia que sigue teniendo su pintura”, valora Loic Gouzer, de la casa de subastas Christie's.

La noche arrancó suave con una obra de Adam Pendleton. Al cuarto de hora llegó al lote 9B, en medio de una gran expectación. La puja del Da Vinci comenzó en 70 millones de dólares (60 de euros). Se tomó un pequeño respiro en los 100 millones (85), como si estuviera cogiendo fuerza antes de la remontada. En tres minutos llegó a los 200 millones (170). La puja se prolongó durante 19 minutos. La batalla la libraron dos compradores anónimos que hicieron sus apuestas por teléfono. El martillo cayó en los 400 millones (340), a lo que hay que sumar la comisión.

Salvator Mundi se pintó en el mismo marco temporal que la Mona Lisa. La composición es muy similar y son un perfecto ejemplo del misterio que rodea su trabajo. Su historia también es extraordinaria. La pintura decoró la estancia privada de Henriqueta María de Francia, esposa del rey Carlos I de Inglaterra, en el palacio en Greenwich. Desapareció tras ser subastada en 1736. Sir Charles Robinson la compró en 1900 pensando que era un trabajo de un discípulo de Leonardo.

La obra maestra de Da Vinci quedó de nuevo en el olvido, perdida entre otros trabajos artísticos que integraban su colección. La pintura, que había sido manipulada, fue consignada a la casa de subastas Sotheby´s para su venta en 1958. Se pagaron por ella 50 millones de euros. Volvió a desaparecer hasta que reemergió en una pequeña subasta hace 12 años. El redescubrimiento movilizó a expertos en el trabajo de Leonardo, que certificaron su autenticidad.

Batalla legal 
La pintura fue presentada al mundo en 2011, en el marco de una muestra dedicada al artista en la Galería Nacional de Londres. Su propiedad está rodeada de controversia. El magnate ruso Dmitry Rybolovlev, patrón del club de fútbol AS Mónaco, pagó 108,3 millones de euros cuando la adquirió en 2013. La obra es, además, una de las que protagoniza la pelea judicial entre el millonario ruso y el corredor de arte suizo Yves Bouvier: el primero acusa al segundo de estafarle inflando en hasta 1.000 millones los precios de unas 40 obras de arte que ha ido comprando a lo largo de muchos años.

El precio final pagado por Salvator Mundi puede, por tanto, tener implicaciones legales en el proceso que Rybolovlev libra con Bouvier. La casa de subastas evitó entrar a comentar sobre el litigio y se limitó a pedir que la atención se concentrara en su valor artístico excepcional. Para atraer la atención de los coleccionistas, viajó antes por Hong Kong, Londres y San Francisco.

Salvator Mundi es la gran estrella de la semana de subastas de otoño que se celebra en Nueva York. Inspirado en el genio del Renacimiento, salió a la venta una obra gigantesca de Andy Warhol en la que replica 60 veces la célebre La Última Cena de Leonardo da Vinci, que se subastó la misma noche. Christie's buscaba así acentuar el “efecto Vinci”.

Cultura popular
El monumental trabajo, que creó un año antes de morir y se ofrecía por primera vez en una subasta, es un ejemplo de la gran serie del periodo final del artista. Warhol, profundamente religioso, hizo más de un centenar de variaciones diferentes de la obra de Da Vinci. La Última Cena de Leonardo no solo se convirtió en un canon en la historia del arte, también forma parte de la cultura popular.


Christie´s y Sotheby´s buscan cerrar la semana con unas ventas combinadas por valor de 1.360 millones de dólares, con obras de Léger, Picasso, Monet, Miró o Degás. El lunes arrancó con el óleo Labourer dans un champ de Vincent van Gogh, vendido por 69 millones. Data de 1889, un año antes de su muerte. Se quedó muy cerca del récord de 70 millones que tiene el artista con su Retrato del doctor Gachet.

jueves, 16 de noviembre de 2017

¿Cómo hacer permanente la Jornada Mundial de los Pobres?

Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización

Se ha publicado el documento “No amemos de palabra, sino con obras”, con motivo de la I Jornada Mundial de los Pobres. El documento ofrece, entre muchas otras cosas, algunas claves pastorales para hacer permanente esta iniciativa del Papa Francisco, a continuación les compartimos algunas.

 El acercamiento
Cada diócesis (y comunidad religiosa o parroquial) podría organizarse para llevar eventualmente a todos los lugares de sufrimiento y de marginación un mensaje de paz y de proximidad, de modo que se pueda sentir al mismo tiempo la unidad de la Iglesia a través de la centralidad de los pobres. En particular, a lugares como comedores, albergues , cárceles, hospitales, casas de reposo, comunidades terapéuticas, etc., para que la palabra del Papa pueda llegar a todos en el mismo momento.

 El compartir
También, se puede emprender una iniciativa como: llevar despensas a las familias necesitadas, ofrecer comida a los pobres, adquirir y distribuir artículos de primera necesidad a ancianos no autosuficientes, donar un medio de transporte a un hogar de niños, o alimentar el fondo de la Cáritas o de la Pastoral Social en favor de las familias necesitadas, etc.

 La obra-signo
Que cada comunidad religiosa o parroquial determine una obra-signo en favor de los pobres, que pueda ser realizada a lo largo de todo el año, y se le haga saber al Santo Padre Francisco.

Propuestas de la Jornada
Las propuestas pueden estructurarse sobre dos horizontes, uno Cultural y otro Pastoral “de misericordia”.

Horizonte cultural
• Reuniones que permitan poner en el centro de esta JMP el encuentro los pobres, que nos invitan a salir y a encontrarlos, y que permitan acompañarlos desde el corazón de la comunidad.
 Conocer a los pobres y las nuevas formas de pobreza (económica, social, humana), mediante encuentros con los responsables de asociaciones que trabajan en estos ámbitos.
 Conocer a través de testimonios y encuentros con los pobres sus historias de vida; compartirlas en un clima fraterno.
 Proponer encuentros con representantes de la vida económica, especialmente con quienes propugnan una economía de comunión y la justicia.
 Encuentros con las realidades locales que ponen en práctica, en las propias empresas, una economía de comunión o de solidaridad.

Horizonte pastoral
• Dirigirse con los representantes de asociaciones a los lugares físicos donde viven los pobres o a las sedes de las instituciones que los acogen, para comprender cuáles son sus necesidades y en qué modo o en cuál ámbito se puedan construir relaciones humanas que promuevan la persona y su dignidad.
• Crear vínculos de conocimiento-confianza con los pobres del territorio, procurando incluirlos e involucrarlos cada vez más en la vida de la comunidad.
 Descubrir eventuales oportunidades para ofrecerles instrumentos útiles que les permitan ganar en sentido de pertenencia eclesial y social.

Esta primera Jornada Mundial de los Pobres puede ser la ocasión para esparcir semillas que madurarán con el tiempo. Se trata de iniciar un camino, actualmente impostergable, que nos permita responder en modo diverso a la pregunta que Dios dirigió a Caín: “¿Dónde está tu hermano?” (cfr. Gn 4,1-16), asumiendo el cuidado de nuestros hermanos, de modo personal y comunitario.